http://ccenergia.org.co/
 

Servicios públicos espantan a inversionistas

08 de Septiembre de 2017
El Espectador
La salida de Barranquilla del proyecto siderúrgico De Acero pareciera estar relacionada con la imposibilidad de suministrar energía a esta planta, que habría generado 500 empleos directos. Esta posición es disputada por entidades como la Andi.

Los intentos por establecer grandes plantas consumidoras de energía eléctrica en varias zonas del país chocan contra la inoperancia, algunas veces, del Estado. “Colombia está perdiendo oportunidades de inversión extranjera orientadas a la transformación de materias primas, agregando valor y generando empleo e impuestos necesarios para el desarrollo del país”, advierte un informe de la Cámara Colombiana de la Energía. Sin embargo, gremios como la Andi y Probarranquilla sostienen lo contrario. 

La alarma se disparó por la salida del proyecto siderúrgico De Acero, de procedencia mexicana, que pretendía establecerse en Barranquilla. Era una fábrica de US$250 millones que proyectaba generar 500 empleos directos y 1.500 indirectos con pretensiones de ser la primera siderúrgica en la región Caribe colombiana. Iba a constituirse en el cuarto mayor consumidor de energía detrás de la Drummond, Cerrejón y la Refinería de Cartagena.

“Esa pérdida de oportunidad de inversión extranjera por falta de garantías de las empresas de servicios públicos no se puede presentar”, señala Andrés Taboada, presidente de la Cámara Colombiana de la Energía.

La firma de los tratados de libre comercio empuja a las empresas a moverse hacia los puertos por la facilidad para colocar la materia prima en los mercados internacionales, sin embargo, no se dan facilidades de conexión de servicios como la electricidad y les toca recurrir a la autogeneración o hacer grandes inversiones para conectarse a la red de energía. 

“Esto no sólo se da en la región Caribe, como el reciente caso de De Acero Colombia S.A.S., sino que también es de común ocurrencia en la sabana de Bogotá, en donde, a pesar de solicitar las conexiones con tiempo, numerosas instalaciones industriales y comerciales no han podido entrar en funcionamiento a tiempo o lo han tenido que hacer con plantas de generación diésel, por no contar con el servicio de energía”, indica Taboada.

La preocupación es creciente, teniendo en cuenta que, en el caso de De Acero, Colombia es deficitaria en la producción de acero para atender la demanda doméstica. La Cámara Colombiana de Acero (Camacero) considera que al proyecto de los mexicanos le faltó apoyo nacional. “Es una industria de gran magnitud que satisface una necesidad de materia prima para la construcción de vivienda e infraestructura, que es el acero”, dice Andrés Ramírez, director de Camacero.

Colombia consume 3,7 millones de toneladas de acero anuales y produce apenas 1,3 millones de toneladas. La diferencia se tiene que importar. “Lo que buscaban los inversionistas era reemplazar esas importaciones por producción nacional, generando empleos”, puntualiza Ramírez.

Energía suficiente

Daniel Romero, director de la Cámara de Grandes Consumidores de Energía y Gas de la Andi, dice que la falta del suministro de estos servicios no ha sido una queja recurrente de los grandes consumidores. “De pronto hay algunos casos puntuales en algunas zonas en donde no existe la capacidad para nuevas instalaciones o se ha demorado la conexión, pero no es un caso generalizado”, dijo.

“En Probarranquilla no tenemos registrado bajo nuestras estadísticas que las empresas hayan desistido de instalarse por problemas en servicios públicos. En el caso puntual de la siderúrgica de De Acero se cuenta con la energía necesaria para darle el abastecimiento a la planta para su correcto funcionamiento. Lo que está en discusión en estos momentos es la ubicación de una infraestructura de traslado de energía desde una subestación eléctrica especifica hasta la planta, y no que la ciudad no cuente con energía para soportar esta industria”, indicó esta entidad a través de un comunicado de prensa. 

Por su parte, Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), dice que no conoce casos de empresarios que hayan desistido de instalarse por falta de suministro de energía.

“Desde Probarranquilla queremos promover a Barranquilla y el Atlántico como el territorio energético de la región, ya que por nuestra condición y características climáticas se pueden desarrollar energías limpias, como es el caso de la producción y generación de energía solar, teniendo en cuenta que, según la evaluación del recurso solar del país, la región Caribe cuenta con un potencial solar promedio anual diario de entre 5,0 y 6,5 kWh/m²/d”, dice el gremio costeño.

Tomado de El Espectador
http://www.elespectador.com/economia/servicios-publicos-espantan-inversionistas-articulo-712060